Construcción de una línea eléctrica Norte-Sur fundamental para la transición energética

Alemania ha puesto en marcha uno de sus proyectos de transición energética más importantes con el inicio de la construcción de la línea de transmisión eléctrica SuedLink. En el estado costero de Schleswig-Holstein y en el sur de Baden-Württemberg se ha iniciado la construcción de tramos clave de la línea eléctrica de corriente continua, que conecta los ventosos estados del norte del país con los centros industriales del sur a lo largo de unos 700 kilómetros.

El proyecto SuedLink estará terminado en 2028 y tendrá un coste estimado de 10.000 millones de euros, según informó el Ministerio de Economía y Clima (BMWK). “SuedLink permitirá que el sur de Alemania se beneficie de las enormes cantidades de energía eólica del norte. Esto reforzará la seguridad del suministro en Alemania y para nuestros países vecinos”, declaró el ministro Robert Habeck. 

El tramo que cruza el río Elba en el norte de Alemania, gestionado por el operador de la red Tennet, se considera el más difícil técnicamente de la línea eléctrica, dijo Habeck, y añadió que se estaba planificando su ejecución a lo largo de todo el proyecto.

Un extremo de SuedLink estará en Bergrheinfeld, en el sudeste del estado de Baviera, y otro en Großgartach, en el sudeste de Baden-Wurtemberg. Después de que las fervientes protestas de los residentes retrasaran la construcción durante varios años, SuedLink se proyecta ahora como una línea subterránea en la mayor parte de su recorrido por el país.

Lea la nota completa en El periódico de la energía.

    Diplomatura en producción de litio