Desplazaron a un gerente informático del Enargas: creen que minaba criptomonedas

El nuevo interventor del Enargas, Carlos Casares, ordenó una investigación interna tras hallar dos servidores informáticos instalados en forma ilegal en la sala de sistemas de la sede del organismo, ubicada sobre la calle Suipacha en el pleno centro porteño. Las computadoras no estaban declarados en el inventario del ente regulador ni tampoco brindaban ningún tipo de servicio asociado al contralor de la actividad gasífera.

Al constatar la existencia irregular del equipamiento en una sala de acceso restringido del edificio, Casares instruyó una acción sumaria para determinar quién instaló y con qué finalidad las dos unidades informáticas que hoy se encuentran en custodia. Aunque a priori se presente como surrealista o absurdo, la sospecha de los investigadores es que los servidores —que fueron montados bajo la gerencia de Ramiro Pigliapoco, quién hasta fines de diciembre fue titular del área de Tecnología de Comunicación e Información del Enargas— minaban criptomonedas. La hipótesis responde a que son servidores de alta potencia, similares a los que se utilizan para producir monedas virtuales en sistemas descentralizados de encriptación, según indicaron a EconoJournal fuentes privadas al tanto de los acontecimientos.  

“Esta intervención tomó conocimiento de la existencia en el ámbito de la Gerencia de Tecnologías de la Información y Comunicación de la presencia de dos equipos no inventariados, que prima facie no guardan relación con las funciones del organismo y que habrían sido utilizados para intereses ajenos a la competencia del Enargas”, explica Casares en los considerando de la resolución 6/2024 que tiene fecha del 6 de enero a la que accedió este medio.

Lea la nota completa en Econojournal.

    Diplomatura en producción de litio