El mundo todavía depende un 80% de los combustibles fósiles

La descarbonización del uso de la energía será un proceso gradual. Después de 6,3 billones de dólares gastados en energías renovables y otros 3,3 billones de dólares gastados en redes eléctricas desde 2005, el uso global de energía todavía depende en aproximadamente un 80% de los combustibles fósiles, desde un mínimo del 70% en Europa hasta el 86% en los mercados emergentes excepto China.

Así lo refleja el 13º informe anual Eye on the Market Energy: “Growing Pains: The Renewable Transition in Adolescence” de Michael Cembalest, presidente de Market and Investment Strategy en JP Morgan Asset & Wealth Management.

En su mayor parte, la energía renovable desplaza a los combustibles fósiles que alimentan los sistemas HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado —de las siglas: H (heating), V (Ventilating) y AC (air conditioned)—) en casas y edificios de oficinas.

También descarbonizan entre un 10% y un 15% del uso de energía industrial, y las existencias de automóviles, furgonetas, camiones, autobuses y bicicletas eléctricos reducen el consumo mundial de petróleo en unos 2 MM de barriles por día, lo que representa cerca del 2% del uso de petróleo.

Pero los pilares de la sociedad moderna (acero, cemento, amoníaco, plásticos) todavía se fabrican principalmente con combustibles fósiles, particularmente en los países en desarrollo a quienes Occidente ha subcontratado los tipos de fabricación que consumen más energía.

Lea la nota completa en El Periódico de la energía.

    Diplomatura en producción de litio