La Cuenca Pérmica de Texas ya produce más petróleo que Irak y Libia juntas

La Cuenca Pérmica de EEUU se ha convertido en el corazón petrolero del país. Esta cuenca, situada entre Texas y Nuevo México, presenta una formación geológica muy favorable que ha permitido a las petroleras americanas disparar su producción en ‘casa’. La Cuenca Pérmica está a punto de producir 6 millones de barriles de petróleo diarios, superando a la producción conjunta de Irak y Libia, dos pesos pesados de la OPEP. Si esta región fuera un país independiente, tendría el honor de ocupar el puesto de cuarto mayor productor de petróleo crudo (no tiene en cuenta derivados ni condensados) del mundo, solo por detrás del propio EEUU, Rusia y Arabia Saudí.

Desde 2014, la producción de crudo en la Cuenca Pérmica se ha multiplicado por seis. Esta región ha sido el escenario elegido por el fracking y el shale oil (petróleo de esquisto) para protagonizar el boom petrolero de EEUU. Aunque todo hace indicar que este ‘show’ está tocando techo (la capacidad para producir más crudo se agota poco a poco), las petroleras americanas van a intentar estirar el ‘chicle’ todo lo posible, lo que podría mantener la producción de petróleo en la Cuenca Pérmica en la zona de los 6 millones de barriles diarios por un tiempo.

Los últimos datos publicados por el Departamento de Energía de EEUU revelan que la Cuenca Pérmica llegará a esos 6 millones de barriles por día en febrero, una cifra que era inimaginable hace menos de 10 años, cuando el fracking estaba todavía dando sus primeros pasos en lo que a perforación y extracción a gran escala se refiere. En 2014, la producción de esta cuenca no alcanzaba ni el millón de barriles diarios, mientras que el petróleo convencional producido en otros lugares de Texas o Alaska predominaba en la producción total de EEUU. Hoy, la situación es prácticamente la opuesta, el shale oil es más del 50% de todo el bombeo de crudo en EEUU, mientras que la Cuenca Pérmica es el gran dominador a nivel nacional, dejando muy por debajo a zonas como la propia Alaska. 

Lea la nota completa en El Economista.

    Diplomatura en producción de litio