La mitad de la producción de crudo viene de la Cuenca Neuquina

Durante diciembre, la producción no convencional fue 352.000 barriles diarios, el 51% del total.

En julio se cumplirán apenas 11 años desde que YPF y Chevron firmaron el contrato que marcó la primera inversión a escala para comenzar a producir petróleo y gas de manera no convencional en Vaca Muerta. Hasta ese año, si bien había estudios que mostraban la riqueza hidrocarburífera de la cuenca neuquina, todavía no se sabía si era económicamente viable desarrollarla debido a la dureza de la roca. Una década después, la producción no convencional ya explica el 51% del total de extracción de petróleo de la Argentina.

En diciembre pasado, el país produjo 693.000 barriles diarios, de los cuales 352.000 fueron producción no convencional (shale oil). Se trató de un aumento interanual de 27,2%, que permitió compensar la declinación de la producción convencional, que cayó 3,6% a 341.000 barriles, según datos de la consultora Economía & Energía (EyE).

La cuenca neuquina, que tiene producción convencional y no convencional, explicó el 66% del total de la producción, con 456.270 barriles diarios de petróleo. Luego le siguió la cuenca del Golfo de San Jorge, con 201.077 barriles (29% del total), donde se produce petróleo pesado –llamado Escalante–, dijo G&G Energy Consultants.

Este cambio en la matriz de producción petrolera local en tan poco tiempo derivó en que las principales refinerías del país tuvieran que hacer inversiones millonarias para adaptar sus plantas al petróleo más liviano de Vaca Muerta, llamado Medanito.

Lea la nota completa en Revista Petroquímica.

    Diplomatura en producción de litio