La nueva fiebre del oro: el gas natural licuado

El aire pesado y húmedo en la llanura de vastas praderas y pantanos entre Texas y Luisiana invita a la pereza. Un pecado imposible en Port Arthur, uno de los principales enclaves de esta zona cero de la energía estadounidense. El pueblo transmite una nueva atmósfera de ciudad fronteriza: excavadoras aquí, grúas allá, barrios completamente nuevos, escuelas por construir, infraestructura en marzo. La oferta de trabajo es insaciable: no todos los puestos que se ofrecen están cubiertos. La afluencia de nuevos trabajadores ha agotado las viviendas disponibles; la vivienda prefabricada está a la orden del día. Una moderna fiebre del oro ha sacudido este polo energético: la desatada por el gas natural licuado (GNL), el último maná para el sector de los hidrocarburos.

“El GNL es un pilar extremadamente importante de nuestra economía”, dijo el juez de distrito Jeff Brannick. “Con la ampliación de sus plantas y otras, nuestra industria química ya cuenta con 36 marcas que abastecen de productos a prácticamente todo el sector de consumo de Estados Unidos”.

Hasta hace diez años, esta industria era casi inexistente en los Estados Unidos. Solo cuando los avances tecnológicos le permitieron aprovechar sus abundantes reservas de gas de esquisto en Texas, se convirtió en productor. Big time Ya cuenta con siete grandes plantas de licuefacción, que exportan 13 mil millones de pies cúbicos diarios. Este año superará a Australia y Qatar para convertirse en el mayor proveedor del mundo. Y, con toda una serie de nuevos proyectos en el tintero, tiene previsto afianzarse en el posición de privilegio, con una ventaja creciente sobre el resto.

Lea la nota completa en El País.

    Diplomatura en producción de litio