Un avance en biología sintética fija el CO2 del aire mejor que la naturaleza

En un gran avance en el campo de la biología sintética, investigadores del Instituto Max-Planck de Microbiología Terrestre han dado un primer paso crucial hacia la implementación de ciclos de fijación de CO2 sintéticos en células vivas. Mediante la introducción de tres módulos que conforman un ciclo novedoso para la fijación de CO2, han logrado transformar este gas en acetil-CoA, un bloque de construcción esencial, dentro de la bacteria E. coli.

La Importancia de Capturar y Convertir el CO2

Frente a la emergencia climática que enfrenta nuestro planeta, el desarrollo de métodos innovadores para la captura y conversión de dióxido de carbono (CO2) es más crucial que nunca. La biología sintética se presenta como una solución prometedora, ofreciendo el diseño de rutas de fijación de CO2 que superan en eficiencia a los sistemas naturales.

El Ciclo THETA: Un Enfoque Innovador

El grupo de investigación liderado por Tobias Erb ha desarrollado el ciclo THETA, una vía sintética para la fijación de CO2 que se destaca por su eficiencia y potencial biotecnológico. Utilizando enzimas biocatalizadoras rápidas, este ciclo convierte el CO2 en acetil-CoA más eficientemente que los métodos de fotosíntesis natural.

Acetil-CoA: El Metabolito Central

El acetil-CoA juega un papel central en el metabolismo celular, sirviendo como precursor de una amplia gama de biomoléculas esenciales. La construcción del ciclo THETA en laboratorio y su optimización a través de técnicas avanzadas han demostrado un aumento significativo en la producción de este valioso compuesto.

Lea la nota completa en Eco Inventos.

    Diplomatura en producción de litio