YPF: Desplazamiento y operación política

El Directorio de YPF desplazó este miércoles a Alejandro Lew del cargo de director financiero (CFO) de la empresa controlado por el Estado. Lo hizo con la anuencia de Horacio Marín, que ya fue oficializado por La Libertad Avanza (LLA) como nuevo presidente y CEO de YPF, según indicaron a EconoJournal fuentes de la empresa.

La salida de Lew era un secreto a voces en el piso 32 de la torre de Puerto Madero. Marín pretende designar en la posición a una persona de su confianza. Propuso a Matías Tamburini, pero su nombramiento no fue validado aún por Nicolás Posse, futuro jefe de Gabinete de Javier Milei, por lo que se siguen explorando otras opciones. Lo curioso, sin embargo, es cómo el massismo operó sobre esa realidad para cobrarle a Lew una riña evidentemente no saldada por la crisis de abastecimiento de combustibles que afectó al país a fines de octubre, a tres semanas del balotaje que terminó marcando la derrota de Sergio Massa en la carrera electoral.

Guillermo Michel, titular de la Aduana, y Lisandro Cleri, vicepresidente del Banco Central, dos de los colaboradores de mayor confianza del todavía ministro de Economía, no le perdonan a Lew no haber encontrado la manera de pagar los seis cargamentos de combustible importado que permanecieron en la zona alfa del Río de la Plata durante casi dos semanas por falta de dólares. El ahora ex CFO de YPF era el interlocutor designado para gestionar que el gobierno libere las divisas a fin de poder descargar esos buques cargados con naftas y gasoil.

Sin perdón

Cleri, Miguel Pesce y en especial Michel siguen creyendo que Lew tenía a disposición herramientas financieras para conseguir por su cuenta los dólares necesarios para pagar esos cargamentos sin recurrir al mercado libre de cambios (MULC), que fue lo que finalmente terminó ocurriendo cuando la crisis escaló al máximo nivel de gobierno. En ese pico de tensión, la relación entre el ex CFO de YPF y los funcionarios massistas voló por el aire. Massa llegó a especular con correrlo del cargo inmediatamente, pero hubiera implicado admitir, de manera tácita, que YPF y el gobierno eran los verdaderos responsables de la falta de combustible, a contramano de la narrativa oficial que acusó a las petroleras privadas de especular con una suba de precios en surtidor y de querer exportar más crudo del necesario para cobrar precios internacionales.

Lea la nota completa en Econojournal.

    Diplomatura en producción de litio