Caída en los inventarios podría sofocar los planes de EEUU para ayudar a Europa

La industria energética de Estados Unidos se ha tomado en serio su papel de salvador de Europa. Después de impulsar las exportaciones de GNL a un récord debido a la sed de energía de Europa, las exportaciones de petróleo de los Estados Unidos ahora también están en aumento, pero la tendencia puede no ser sostenible. John Kemp de Reuters escribió en una columna reciente que Estados Unidos se convirtió en un exportador neto de petróleo crudo y combustibles el mes pasado, con una diferencia entre importaciones y exportaciones de 3 millones de barriles diarios. También señaló, sin embargo, que gran parte de este petróleo provenía de inventarios que ahora habían caído al nivel más bajo desde 2008.

Desde julio de 2020, señaló Kemp, los inventarios de petróleo de Estados Unidos habían disminuido en 421 millones de barriles. Las reservas estratégicas de petróleo también son bajas, y los inventarios de combustible están por debajo del promedio para esta época del año, especialmente en destilados, que están 30 millones de barriles por debajo del promedio.

Desde una perspectiva inmediata, el hecho de que Estados Unidos esté interviniendo para llenar el vacío dejado por el petróleo ruso sancionado es una buena noticia tanto para los exportadores estadounidenses como para los importadores europeos. A largo plazo, sin embargo, el plan puede chocar contra un muro de inventario.

Si los exportadores estadounidenses se están sumergiendo en sus reservas para enviar suficiente petróleo a Europa, esto significa que la producción de petróleo de Estados Unidos no está aumentando lo suficientemente rápido, un hecho que la administración Biden ha estado lamentando durante algún tiempo.

Lesa la nota completa en OilPrice.

    Diplomatura en producción de litio