Cuál es el escenario de crecimiento en Vaca Muerta

Existen grandes expectativas en torno al impacto que el desarrollo de Vaca Muerta puede generar para la Argentina en los próximos años. Uno de los indicadores que más optimismo despierta es la evolución de la producción de hidrocarburos que proviene de la formación no convencional de la cuenca Neuquina. La extracción de shale oil promedió en 2022 los 242.000 barriles por día (bbl/d) de crudo, un 114% más que en 2020, según datos de la consultora Energía y Economía. Y la expansión del sistema de transporte y exportación de petróleo que operan Oldelval y Oiltanking Ebytem permite proyectar que la oferta extraído de Vaca Muerta contará con la infraestructura para seguir en aumento durante los próximos cinco años.

Sin embargo, esos fundamentos sólidos se moderan cuando se pone el foco en cómo evolucionará el nivel de actividad en los próximos 24 meses. EconoJournal relevó en las principales empresas de equipos torre (perforación, pulling y workover) acerca de sus expectativas de corto plazo. En ese sentido, si bien todas las fuentes consultadas coincidieron en proyectar un escenario positivo, advirtieron que no prevén que se registre un salto discreto del nivel de actividad durante los próximos dos años.

“Primero debe despejarse el contexto político, que este año estará atravesado por la agenda electoral, y la incertidumbre económica. Creemos que lo que viene después de las elecciones es un reacomodamiento integral de la economía con un probable cambio de régimen. Los inversores van a esperar a ver cómo funciona ese proceso, que probablemente se llevará el primer año del próximo gobierno”, analizó el country manager de una empresa de servicios.

Estadísticas

Esa visión, optimista aunque conservadora, se trasluce en los números que manejan los proveedores de equipos torre. En la actualidad hay 38 equipos de perforación activos en la Cuenca Neuquina. Según una proyección interna a la que accedió EconoJournal, el escenario más probable es que para diciembre de este año se sumará apenas una unidad de drilling. En tanto que en 2024 se incorporarían tres equipos más para cerrar con un total de 42.

“Lo que estamos haciendo las compañías es repotenciar los equipos. Estamos llevando nuestra planta hasta los 7500 Psi de capacidad de bombeo”, explicaron desde otra empresa. Por el cepo cambiario, es complicada la decisión para un proveedor de equipos de torre —DLS, San Antonio, Nabors, HP y Petreven, entre otras— de traer nuevas unidades al país. No hay garantías de poder acceder al mercado único de cambios para repagar esa inversión. La repotenciación de los equipos existentes permite perforar ramas laterales de más de 3000 metros y cumplir con el diseño de pozo que se está estandarizando en Vaca Muerta.

Lea la nota completa en Econojournal.

    Diplomatura en producción de litio