El gas marca máximos tras anunciarse el corte temporal de Nord Stream

Los futuros de referencia subieron hasta un 9% después de que la empresa rusa Gazprom PJSC dijera que detendrá el gasoducto clave Nord Stream durante tres días de mantenimiento el 31 de agosto. El enlace ha estado funcionando a sólo el 20% de su capacidad desde finales del mes pasado.

El mercado se ha tensado aún más en las últimas semanas, ya que el tiempo extremadamente caluroso y seco interrumpe el transporte de combustible a través de los ríos y limita la generación de energía hidroeléctrica y nuclear. La demanda de gas está aumentando como consecuencia de ello, en un momento en que los cortes de suministro rusos ya están azotando la región.

Ha sido un verano inusual y difícil para Europa. Los precios y la demanda suelen bajar durante los meses más cálidos, lo que permite al continente almacenar gas y prepararse para el invierno. Pero la reducción del suministro por parte de Moscú a través de las principales rutas de gasoductos y las abrasadoras olas de calor han mantenido los precios del gas unas 11 veces más altos de lo que suelen estar en esta época del año.

«Es probable que los periodos de sequía anormalmente altos y prolongados sean multiplicadores a corto plazo de la crisis energética europea, ya que la supresión de fuentes de energía aumenta la demanda de gas y aviva la presión al alza de los precios», escribieron los analistas de Bloomberg Intelligence en un informe.

Precio del gas en Europa

El contrato holandés front-month, la referencia europea, cerró a un precio récord de 244,55 euros por MWh, registrando su quinta subida semanal consecutiva, la más larga desde mediados de diciembre. El equivalente británico subió al máximo desde principios de marzo.

Los altos precios ya han obligado a cerrar cerca de la mitad de la capacidad de fundición de zinc y aluminio de Europa en el último año, y se prevé que se cierren más. Alemania, uno de los países más afectados, corre el riesgo de que se produzca un éxodo industrial, ya que los fabricantes de piezas de automóviles, productos químicos y acero se esfuerzan por absorber los precios de la energía. El gobierno ha instado a los consumidores a reducir la demanda, y el jueves recortó el impuesto sobre las ventas de gasolina para aliviar temporalmente la carga.

El bajo nivel de las aguas del río Rin hizo que Shell Plc recortara la producción de su refinería de petróleo de Renania en Alemania, el mayor complejo de procesamiento de petróleo del país. La navegación por la vía fluvial comercial más importante de Europa se ha visto dificultada en los últimos días, pero se prevé que el nivel del agua en un punto de estrangulamiento clave de Alemania aumente a principios de la semana que viene, ofreciendo un respiro a las barcazas que transportan cargas vitales para atravesar la vía fluvial.

Lea la nota completa en World Energy Trend.

    Diplomatura en producción de litio