Litio: Bolivia, un caso modelo en la región

En épocas en las que los Estados están discutiendo cómo encarar la transición energética de los próximos años, el litio aparece como uno de los recursos más preciados. Al mirar los casos regionales, la experiencia de Bolivia aparece como la más exitosa. Para la década del ’70, el país andino tenía en claro que el Salar de Uyuni era un gran reservorio de litio. Por eso, 20 años más tarde, frenó el intento de la minera estadounidense, Livent Corporation, de desembarcar en ese país e inaugurar su exploración. El proceso continuó y, en 2008, el entonces presidente Evo Morales firmó un decreto que trazaría el camino para la industrialización, una decisión que fue de avanzada en todo el continente. 

«En aquel momento teníamos información de que venía un proceso de fabricación de baterías que podría sustituir a los combustibles fósiles», analizó en diálogo con El Destape el ex ministro de Minería y Metalurgia durante los años de Evo, Alberto Echazú. Contó que para 2008, dos años después de la asunción de Evo, en el Salar de Uyuni no había «absolutamente nada», solo el deseo de aprovechar esas enormes reservas del mineral. Según los últimos estudios de U.S. Geological Survey, Mineral Commodity Summaries, Bolivia es el país que tiene mayores recursos de litio, un 24 por ciento del total mundial. Sin embargo, si se tienen en cuenta los países que lo producen, Bolivia no aparece entre los primeros del ranking. 

Que no esté en esa lista, a pesar de tener la mayor cantidad de ese recurso, se explica en parte porque el plan a largo plazo que se trazó desde el Ministerio de Minería en 2008 quedó trunco con el golpe de Estado de 2019. Por ahora, la gestión de Luis Arce no logró retomar el curso, aunque ya hubo anuncios y promesas.

Una estrategia de tres etapas

El mismo movimiento campesino que en la década de los ’90 frenó la avanzada de la minera estadounidense fue el que al inicio del gobierno de Evo le presentó una propuesta para que el Estado industrializara los recursos evaporíticos del Salar de Uyuni.

La Federación Regional Única de Trabajadores Campesinos del Sudoeste Potosino (FRUTCAS) presentó al Gobierno un plan que preveía la producción de carbonato de litio y cloruro de potasio en manos de una empresa de propiedad cien por ciento estatal. La idea fue asumida como política de Estado y se enmarcó en el Plan Nacional de Desarrollo aprobado en 2006. Dos años más tarde, después de que en el marco de ese plan el Estado recuperara las facultades productivas de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), Evo promulgó un decreto que declaró como prioridad nacional el Plan de Industrialización de los Recursos Evaporíticos del Salar de Uyuni. 

«El decreto que firmó Evo en 2008 prohibió el sistema de concesiones en lo que tiene que ver con el litio y dejó la explotación de ese recurso únicamente en propiedad y en empresas del Estado», explicó Echazú.

Lea la nota completa en El Destape.

    Diplomatura en producción de litio