¿Podría la tecnología de captura de carbono ser la clave para un futuro neto cero?

Con el anuncio de la Casa Blanca de que invertirá $ 2.3 mil millones en la captura de carbono en los próximos años, es comprensible por qué las empresas están compitiendo para encontrar la mejor tecnología nueva. A medida que los gobiernos y las empresas de energía establecen objetivos ambiciosos para la reducción de carbono, esto es solo el comienzo para las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CAC).

La semana pasada, el Departamento de Energía de los Estados Unidos declaró que estaba comenzando a distribuir los $ 2.3 mil millones destinados a la tecnología CCS en la Ley de Infraestructura Bipartidista del presidente Biden. La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, explicó por qué Estados Unidos está invirtiendo en CCS, así como en desarrollos de energía limpia: «Ciertamente, nuestra primera preferencia es asegurarnos de que nos alimentemos de energía limpia y sin emisiones de carbono. Y estamos haciendo todo eso. Pero puedes caminar y masticar chicle». Y agregó: «Hay críticas de que algo como esto, la captura y el secuestro de carbono, simplemente prolonga los activos que la industria de los combustibles fósiles estaría utilizando … Diré esto: cualquier cosa que podamos hacer para descarbonizar es algo bueno». 

La descarbonización mediante la incorporación de tecnologías de CAC en las operaciones de combustibles fósiles en curso ayudará a los Estados Unidos a alcanzar su objetivo de cero emisiones netas de carbono para 2050. Granholm espera que al invertir fuertemente en varias compañías y tecnologías de CAC, el precio de la captura de carbono se reduzca a través de nuevas innovaciones.  

Lea la nota completa en OilPrice.

    Diplomatura en producción de litio